Miquel J. Pavón Besalú “Quiero que la gente tenga el control de su dinero”

Foto de Miquel J. Pavón Besalú en el Pirineo.

Miquel J. Pavón Besalú junto con Bitcoin (la moneda digital del futuro) combate contra los grandes bancos “CaixaBank, Santander, BBVA y Sabadell” entre otros.

Es la persona que está detrás de 23 cajeros de BitCoin repartidos por España, Francia y Grecia. Este año prevé instalar otros 150 por Europa, pero también quiere trasladar la empresa matriz Bitcoin Investors Trust a Malta y comprar un banco en Panamá por 50 millones. Dice que lo suyo es una cuestión de justicia.

Detrás de Estados Unidos (679), Canadá (147) y Reino Unido (58), España es, con 33, el cuarto país en el ranking con más cajeros de BitCoin en el mundo. La culpa es de Miquel J. Pavón Besalú un geógrafo que, al ser dejar de tener trabajo tras 25 años de trabajo como topógrafo, se pasó al sector financiero. Este mundo no le era del todo desconocido. Como profesional liberal, parte del sueldo que recibía lo destinaba a invertir en bolsa y lo que ganaba lo guardaba. Así que, cuando se quedó sin trabajo por la crisis inmobiliaria del 2008, disponía de cierto pulmón financiero para montar una startup, el origen de lo que actualmente es Group BTC un entramado empresarial del que forman parte sociedades como BTCfácil desde donde se fabrican y distribuyen los cajeros de bitcoins con software y hardware propios.

De los 33 cajeros repartidos por España, 23 son suyos. Algunos los gestiona él mismo y lo hace desde unas tiendas físicas que abre bajo el nombre de la marca GroupBTC, donde además de comprar y vender en cajeros automáticos físicos y/o cajeros humanos BTCfácil, ofrece inversión en robots de criptomonedas, minería y un procesador de pagos para aceptar bitcoins en las tiendas físicas.

En la tiendas GroupBTC también puedes comprar tokens BSC que son acciones de la empresa matriz Bitcoin Startup Capital SA y si quieres tener tu propia tienda exclusiva GroupBTC tienes la posibilidad de ser Franquiciado con tu propio cajero automático físico BTCfácil o cajero humano BTCfácil.

En dichos cajeros bitcoin se cobra una comisión en cada transacción ya sea de compra como de venta. Aparte se paga al minero que es el ordenador que se encarga de registrar y validar las transacciones. Cuando se necesitan bitcoins para abastecer la demanda, cada vez más creciente, se adquieren en el mercado global. La gestión la hace a través de otra sociedad, ATMs Bitcoin Exchange.

El negocio va bien, asegura Miquel J. Pavón BesalúSin embargo, dice:

“En España me veo obligado a parar, porque me están acorralando los bancos “Caixabank, Santander, BBVA y Sabadell”.  Me han cerrado las cuentas. Así que en 2017 voy a continuar vendiendo cajeros de bitcoin en Francia, Alemania, Italia y Grecia. También me han pedido 3 para Colombia. En total serán unos 150 cajeros, más o menos, los que vendamos en 2017″.

En cuanto al tipo de usuarios que demandan el bitcoin los define, mayoritariamente, como inversores.

“Ten en cuenta que el bitcoin se revalorizó el año pasado un 120%. Pasó de pagarse por él 400€ a los cerca de 1.200€ de ahora. Esto no pasaría si no hubiese una demanda creciente. El bitcoin se ha convertido en algo valioso”, explica.

Un banco en Panamá:

“Las barreras en el mercado español son altas y atribuye la dificultad no a los problemas legales o a la fiscalidad, que ahí todo está claro, sino a los bancos, que ven amenazados sus intereses. En esta guerra contra la banca nacional, pronto oiremos hablar de una demanda por competencia desleal”.

En sus planes para este año están también, trasladar la matriz a Malta y comprar un banco en Panamá. Ante la observación de que ninguna de las dos localizaciones suena muy bien, lo aclara así:

“No estoy diciendo que vaya a montar una offshore ni nada ilegal. Ese mundo no me interesa. Es una cuestión de eficacia de gestión en el sistema financiero. Como aquí me están cerrando las cuentas y no tengo capital para comprar un Banco en España, que me costaría 500 millones, lo compro en Panamá que me cuesta 500.000 € obtener una ficha bancaria, todo identificado y con los datos a la vista. En Malta pasa lo mismo. Mientras que aquí tengo que declarar el 30% de los beneficios, allí la fiscalidad es mucho más blanda, igual es un 5%”.

Una cuestión de justicia. Dice Miquel J. Pavón Besalú, que al principio echó de menos el puesto de topógrafo, pero que ahora se divierte y está encantado con lo que hace. ¿Y por qué lo hace? Por dinero, a estas alturas, no es.

“Yo con 500 € mensuales tengo mis necesidades cubiertas hasta que me muera. Habrá quien no se lo crea, pero lo hago porque me gusta que haya justicia y dejen tomar decisiones propias. En su momento ya me hice objetor de conciencia porque no entendía que alguien pudiese obligarme a coger un fusil, y eso que mi abuelo era comandante”

“No entiendo la política de los bancos. Quiero que la gente tenga el control total sobre su dinero , por primera vez en la historia de la humanidad, la mayor parte de las veces, es consecuencia de su trabajo y esfuerzo. Con bitcoin es posible y puede ayudar a todas aquellas personas que quedan excluidas del sistema, muchos por falta de recursos”.

Miquel J. Pavón Besalú asegura también que no es el único que lucha en esta guerra y que ha recibido respaldos más que interesantes.

“Al principio de montar todo esto recibí una visita que prefiere mantenerse en el anonimato y me dijo, me gusta lo que haces, y me invirtió 1 millón de euros. Algunos no lo creerán, pero también hay personas así”.

Bitcoin ¿Ganará el combate contra la banca Española?

El pasado 1 de abril Japón legaliza bitcoin. Acto seguido más de 250 mil comercios japoneses lo aceptan como moneda. Rusia anuncia que aprobará bitcoin para el próximo año 2018. Mientras en España la gran banca nacional da órdenes de cancelar cuentas bancarias a todas las empresas relacionadas con el universo bitcoin. Son dos caras de la misma moneda. Hay una ley no escrita muy sencilla en este mundo y es que si existe algo tecnológicamente mejor acaba imponiéndose.

Miquel J. Pavón Besalúempresario de proyectos bitcoin, ha pasado a ser el David que combate contra Goliat, la gran banca española.

Es la persona que está detrás de 23 cajeros Bitcoin repartidos por España, Francia y Grecia. Este año prevé instalar otros 150 por Europa, pero también quiere trasladar la empresa matriz Bitcoin Investors Trust SL a Malta y comprar un banco en Panamá. Dice que lo suyo es una cuestión de justicia.

Detrás de Estados Unidos con 679, Canadá con 147 y Reino Unido con 58, España es, con 33, el cuarto país en el ranking con más cajeros de Bitcoin en el mundo. La culpa es de Miquel J. Pavón Besalú un geógrafo que, tras 25 años de trabajo como cartógrafo, se pasó al sector financiero. Este mundo no le era del todo desconocido. Como geógrafo, parte de los ingresos que recibía lo destinaba a invertir en bolsa. Lo que ganaba lo guardaba. Así que, cuando se quedó sin trabajo por la crisis inmobiliaria disponía de cierto pulmón financiero para montar una startup. Era el origen de lo que actualmente es Group BTC un entramado empresarial del que forman parte sociedades como BTCfácil desde donde se fabrican y distribuyen los cajeros de bitcoins con software y hardware propios.

De los 33 cajeros repartidos por España, 23 son suyos. Algunos los gestiona él mismo y lo hace desde unas tiendas físicas que abre bajo el nombre de la marca Bitphone. Además de comprar y vender bitcoins y otras criptomonedas en cajeros automáticos físicos y en cajeros humanos BTCfácil ofrece servicios de telefonía. En las tiendas las tarjetas prepago se pueden recargar con bitcoins, obtener descuentos al comprar teléfonos móviles si se paga con bitcoins o comprar lotería de una importante ONG. Recientemente han incorporado nuevos servicios como el recibir y enviar dinero o ser punto de recogida de empresas de mensajería. Siempre, evidentemente, aceptando bitcoin como moneda alternativa al euro.

En la tiendas Bitphone se informa de los principales productos del grupo. Se puede invertir en el proyecto principal Bitcoin Investors Trust SL, en la granja de minería Up Mining, ser Franquiciado GroupBTC , o tener tu propio cajero automático físico BTCfácil.

El negocio del cajero bitcoin es muy sencillo. Se cobra una comisión en cada transacción. De tal manera que si el precio actual de 1 bitcoin (BTC) está en 1.130€ se le suma una comisión de un 6% para lo que son las ventas o se le aplica un descuento del 4% para las compras. Para abastecer la demanda, cada vez más creciente, suele ser necesario adquirirlos en el mercado global. Esta gestión la hace a través de otra sociedad ATMs Bitcoin Exchange.

El negocio va bien. En 2 años cuenta ya con una plantilla de más de 20 personas y 7 tiendas Bitphone en España, Francia y Grecia. Sin embargo, Miquel J. Pavón Besalú dice:

“En España me veo obligado a parar, porque me están acorralando los grandes bancos españoles. Me han cerrado todas las cuentas bancarias. En 2017 voy a continuar vendiendo cajeros de bitcoin en Francia, Alemania, Italia y Grecia. También me han pedido 3 para Colombia. En total serán unos 150 cajeros, más o menos, los que vendamos en 2017″.

En cuanto al tipo de usuarios que demandan el bitcoin los define, mayoritariamente, como inversores.

“Ten en cuenta que el bitcoin se revalorizó el año pasado un 120%. Pasó de pagarse por él 400€ a los cerca de 1.200€ de ahora. Esto no pasaría si no hubiese una demanda creciente. El bitcoin se ha convertido en algo valioso”, explica.

¿Por qué un banco en Panamá?

“Las barreras en el mercado español son muy altas y atribuye la dificultad no a los problemas legales o a la fiscalidad, que ahí todo está claro, sino a los bancos, que ven amenazados sus intereses. En esta guerra contra la banca nacional, pronto oiremos hablar de una demanda por competencia desleal”.

En sus planes para este año están también, trasladar la matriz a Malta y comprar un banco en Panamá. Ante la observación de que ninguna de las dos localizaciones suena muy bien, lo aclara así:

“No estoy diciendo que vaya a montar una offshore ni nada ilegal. Ese mundo no me interesa. Es una cuestión de eficacia de gestión en el sistema financiero. Como aquí me están cerrando las cuentas en todos los bancos y no tengo capital para comprar un banco en España, que me costaría 500 millones, lo compro en Panamá que me cuesta 50.000 € obtener una ficha bancaria, con todo identificado y con los datos a la vista. En este sentido es una legislación muy parecida a la norteamericana. En Malta pasa lo mismo. Mientras que aquí tengo que liquidar el 30% de los beneficios, allí la fiscalidad es mucho más blanda, porque está en el 5%. Aparte que los dos son países friendly bitcoin”.

Una cuestión de justicia. Dice Miquel J. Pavón Besalú que al principio echó de menos el puesto de geógrafo, pero que ahora se divierte y está encantado con lo que hace. ¿Y por qué lo hace? Por dinero, a estas alturas, no es.

“Yo con 500€ mensuales tengo mis necesidades cubiertas hasta que me muera. Habrá quien no se lo crea, pero lo hago porque me gusta que haya justicia y dejen tomar decisiones propias. En su momento ya me hice objetor de conciencia porque no entendía que alguien pudiese obligarme a coger un fusil, y eso que mi abuelo era comandante”.

“No entiendo la política de los bancos. Quiero que la gente tenga el control total sobre su dinero, por primera vez en la historia de la humanidad, la mayor parte de las veces, es consecuencia de su trabajo y esfuerzo. Con bitcoin es posible y puede ayudar a todas aquellas personas que quedan excluidas del sistema, muchos por falta de recursos”.

Asegura también que no es el único que lucha en esta guerra y que ha recibido respaldos más que interesantes.

“Al principio de montar todo esto recibí una visita que prefiere mantenerse en el anonimato y me dijo, me gusta lo que haces, y me invirtió 1 millón de euros. Algunos no lo creerán, pero también hay personas así”.

Comunicado de Prensa: Miquel J. Pavón Besalú

El CEO de la empresa Bitcoin Startup Capital SA, Miquel J. Pavón Besalú, ha sido objeto en una información difundida el pasado lunes día 15 de enero del 2018 iniciada por el periódico sensacionalista El Confidencial de una serie de acusaciones totalmente falsas y fuera de lugar.

En la sociedad de hoy, no hay límites en lo que se viene a definir como libertad de expresión. Algunos medios de comunicación no tienen miramientos en publicar artículos falsos, sin ningún escrúpulo y sin antes tener pruebas o informarse de los hechos consultando las dos partes en conflicto. Todo vale para ganar dinero y beneficiarse del morbo de una publicación mal redactada a sabiendas.

INICIOS DE LA EMPRESA 

La primera actividad económica fue la compraventa de bitcoins que se desarrolló a título particular en los años 2013-14. Como los volúmenes iban aumentando se acudió a los amigos y familiares para conseguir financiación. Se realizaba pagos de ganancias semanales de acuerdo con lo ingresado. En esta primera época como había liquidez se podía desinvertir sin problemas. Con el tiempo aumentó considerablemente y rápidamente la inversión. Este hecho hizo necesario abandonar la fórmula de club de inversión amateur y pasar a una fórmula jurídica que diera una mayor cobertura tanto para los inversores como para los gestores. En un primer momento se pensó en usar la fórmula legal de fondo de inversión. Después de una reunión en Bolsa de Barcelona se descartó la idea. El motivo fue que los fondos de inversión en España sólo pueden invertir en activos financieros. Tanto bitcoin como el resto de criptomonedas no son considerados hoy legalemte como activos financieros. Esto hacía que no se puediera invertir en ninguna moneda virtual como fondo de inversión.

FUNDACIÓN DE LA EMPRESA

Se optó por la fórmula de sociedad limitada fundando Bitcoin Investors Trust SL el 8 de abril del 2015 después de someter la idea a votación en reuniones celebradas tanto en Madrid como en Barcelona. Este cambio legal fue aprobado mayoritariamente. Se habilitó la web corporativa www.investbtceur.com en la que los inversores se dieron de alta con los datos personales exigidos por la legislación actual. Se asignaron las participaciones antiguas bajo dos formas jurídicas a elección por el inversor: préstamo participativo y participaciones en capital social. Esta diferencia es en función de si la inversión está o no garantizada en escritura pública.
La empresa ha realizado hasta la fecha tres ampliaciones de capital en las que los que lo han deseado han podido convertir sus préstamos participativos en participaciones sociales de la empresa. El 30 de agosto del 2016, 10 de febrero del 2017 y 27 de noviembre del 2017.
La empresa paga dividendos mensuales con regularidad durante todo el año 2016.

TRANSFORMACIÓN DE LA EMPRESA

Legalmente tanto los préstamos participativos como las participaciones sociales de una compañía de responsabilidad limitada no son reembolsables y existe un derecho preferente de adquisición por el resto de socios de la empresa. Para solucionar estos problemas la empresa estudia primero una salida a cotizar en el MAB però al resultar muy compleja y lenta acaba optando por una solución novedosa: la creación del Token BSC. La empresa cambia su forma jurídica a sociedad anónima con sus acciones al portador. Gracias a esta posibilidad los inversores pueden comprar y vender sus acciones libremente. La novedad tecnológica es que no se entrega como comprobante de la acción un papel sino que se entrega un token digital que libremente se puede intercambiar. Los tokens están registrados bajo el nombre Bitcoin Startup Capital, ticker BSC y contrato verificado en la red ethereum: https://etherscan.io/token/0xac1ec3143b89d5b263d9194db216ea068e0f3dc9.
Durante el año 2017 la empresa no reparte dividendos para poder realizar el desarrollo del Token BSC con recursos propios. El pago del dividendo mensual se reemprende a mediados del año 2019.
En el año 2018 la empresa tramita la cotización del token BSC en diferentes exchanges internacionales con el objeto de dar liquidez a las inversiones de los socios y tener una valoración de mercado del grupo de empresas. A día de hoy ya se pueden comprar y vender tokens BSC directamente en el contrato de ethereum usando el monedero de Metamask con los comandos BUY y SELL (pestaña Write contract).

PRINCIPALES ERRORES PUBLICADOS EN EL ARTÍCULO SENSACIONALISTA

– Los inversores discrepantes consideran que invierten bitcoins y desean desinvertir bitcoins o cualquier otra criptomoneda ganando la considerable revalorización ocurrida durante los años posteriores. Hecho desacreditado en sentencia firme del Tribunal Supremo que sentencia que el precio de la operación debe fijarse en su contravalor en euros del momento de la transacción.
– La empresa considera que con los bitcoins se compraron participaciones de la empresa y gracias a ello se han cobrado dividendos. Hay que recordar que ninguna moneda paga dividendos, las participaciones de las empresas sí.
La empresa considera que los bitcoins se han usado como medio de pago para la compra de las participaciones. Se contabilizan en euros en el momento y precio de recibirlos, dado que la vigente ley solo permite expresar la contabilidad en euros.
– Los inversores discrepantes desean desinvertir al precio actual del bitcoin o de cualquier otra criptomoneda sin tener en cuenta si la empresa ha ganado realmente la revalorización exigida.
– El precio del bitcoin durante el año 2017 ha variado de 700 a 10300 euros. Se usa esta artimaña para magnificar una inversión real que no supera los 50 euros para reclamar cantidades usureras y astronómicas.
– Los inversores discrepantes desconocen que tanto los préstamos participativos como las participaciones sociales o las actuales acciones no son exigibles de reembolso o desinversión según consta en la legislación vigente. También se aprobó en Junta de socios que era así.
– Los inversores discrepantes desconocen que la ley indica claramente que el pago de dividendos sólo está permitido si la empresa tiene beneficios y si así se aprueba en Junta de socios celebrada en el mes de junio del 2017.
– Los inversores discrepantes creen que si hablan mal de la empresa en los medios de comunicación y redes sociales conseguirán sus pretensiones usando el chantaje y extorsión.
– En ningún momento un Juzgado a dado razón a los inversores discrepantes de ninguno de los puntos expuestos anteriormente por lo que cualquier acusación es formulada bajo una opinión totalmente particular y subjetiva. Sin ser en firme bajo ningún concepto.
– Han invertido más de 300 inversores en la empresa y hay únicamente 5 discrepantes con la actual dirección y los criterios expuestos.
– La empresa tiene más de 7 años de experiencia en el sector.
– Resumiendo: los inversores discrepantes compraron una porción de la empresa pagándola con bitcoins. El valor de la empresa no equivale al precio del bitcoin. Las empresas se valoran en función de sus beneficios y activos patrimoniales.

RECOMENDAMOS INFORMARSE CONVENIENTEMENTE siempre antes de invertir y tener muy claros los conceptos básicos de finanzas.