Moneda real vs. moneda virtual

Una moneda real todo el mundo sabe lo que es. Estamos acostumbrados a ella desde que nacimos. No ha sufrido evoluciones en el tiempo. Como medio de pago aceptado tenemos tanto las monedas como los billetes de curso legal.
 
La moneda virtual estos últimos años ha ido evolucionando. En realidad, casi todos hemos conocido lo que era una libreta de ahorro en un banco. Te daban una libretita en la que iban apuntando los saldos que te correspondían en función de las cantidades de dinero ingresadas y retiradas del banco. Se basa en la confianza que se tenga al banco en cuestión. De si hace bien o mal los cálculos. El proceso de cambio ha sido tal que en esta operativa se han introducido los ordenadores y las conexiones telemáticas. El dinero ha pasado a ser un simple apunte informático que está en algún ordenador que prácticamente nadie sabe donde está. Nos hemos acostumbrado a su fiabilidad y nadie lo pone en cuestión. Los gobiernos y la banca se han preocupado mucho de que el sistema sea realmente seguro.
Pero estamos, probablemente, asistiendo a la mayor revolución monetaria desde la invención del papel moneda … pero pocos lo sospechan todavía. La criptografía matemática ya ha revolucionado el mundo de las comunicaciones en Internet al permitir transmisiones de datos seguros y, con ello, el desarrollo del comercio electrónico. Y ahora ya estamos en una nueva era monetaria. El dinero electrónico ya no es una novedad.
Internet ha cambiado tanto la vida de las personas que ya incluso se puede hablar de monedas virtuales. La más aceptada creada hasta el momento es Bitcoin. La gran novedad que ofrece es el de ser una moneda electrónica, descentralizada, encriptada (esto es no falsificable) y esencialmente anónima. Los pagos no están controlados ni tienen que ser validados por ningún organismo central, financiero o bancario, estatal o privado. Es un intercambio de moneda P2P similar al intercambio de archivos P2P. p2p
El Tesoro norteamericano ya lleva días con la mosca detrás de la oreja. En la primera nota informativa que ha emitido no detalla una regulación exacta. Sí establece una primera definición sobre los actores implicados en la gestión y el uso de estas monedas virtuales que ha crecido espectacularmente en los últimos meses. Todo dependerá del marco regulatorio que Estados Unidos establezca en el futuro próximo. La nota aclara que no están sujetos a ley los usuarios que utilizan esa moneda virtual. Es decir, el internauta que recurre a una Bitcoin (u otra moneda virtual convertible) para comprar algo en la red ya sea virtual o real. En cambio, sí están sujetos a la ley aquellas personas que gestionen intercambio de divisas y las cambien por dinero real. En principio, supone que esta gestión deberá estar registrada adecuadamente y estar sujetas a las normas de regulación del Tesoro norteamericano.

El sombrero que me atranco cuando no puedo tener dinero en el banco – 2ª parte: las tarjetas de débito

En la primera parte comentaba como solución, para cuando se está mal, usar la moneda Bitcoin por su anonimato como principal característica. En esta segunda parte comentaré una solución mucho más factible para la mayoría de los mortales: usar las tarjetas de débito de prepago.
Este tipo de tarjetas empiezan a ser muy habituales en Internet. Las hay de todo tipo y color. Casi todas van asociadas a Mastercard por lo que su uso puede ser internacional sin ningún tipo de problemas. Al ser tarjetas se pueden usar tanto para las compras (en tiendas normales y online) como para sacar dinero efectivo en los cajeros automáticos. Esta última opción suele ser posible pagando una comisión que habrá que consultar convenientemente. Las compras no suelen cargar gastos adicionales. Todas las tarjetas de este tipo sí tienen una comisión anual de mantenimiento aunque suele ser relativamente baja.
Las tarjetas suelen ser de prepago. Esto quiere decir que primero tendremos que añadir dinero antes de poder gastarlo. La principal ventaja que tienen, para cuando se pueden recibir embargos, es que los saldos que mantengamos en este tipo de tarjetas es muy difícil de que se pueda dar con ellos. Entre otras cosas, porque cada tarjeta está en un país diferente al nuestro. Todo lo que es internacional tiene una complejidad difícil para la Administración pública. Los saldos que tengamos en ellas los vamos a tener bastante seguros.
Entre los principales inconvenientes está su dificultad de tramitación. Todas piden estar verificado, aportar la documentación acreditativa de la identidad y de residencia. Caso de no hacerlo los límites de operatividad suelen ser muy limitados o nulos.
A mi modo de ver las tarjetas de prepago interesantes que hay hoy día son:

El sombrero que me atranco cuando no puedo tener dinero en el banco – 1ª parte: la moneda

Es increíble lo mal que anda la gente económicamente y la poca información buena que hay para poder sortear bien el problema. Uno de los principales cuando se está en quiebra es que no se puede tener el dinero en el banco. Tampoco se puede ahorrar. Es por este motivo que la motivación es nula. Cualquier ahorro puede desaparecer en cualquier momento debido a un confiscamiento dejándote en la más miserable ruina. Y lo que es peor: quedarte sin un euro ni para poder comprar comida. En base a esta perspectiva fatídica cabe una buena solución: usar Bitcoin (BTC).
Me imagino la siguiente y evidente pregunta: ¿y qué es Bitcoin?. Pues, es una nueva anarco-cripto moneda que está causando furor en Internet. ¿Quéeeeeee? 😉 jejejeje.
bitcoin
Veamos con más detalle esta definición tan rocambolesca …
Es anarco porque se trata de una moneda de uso corriente en Internet que no depende de ningún estado central ni de ningún gobierno de ningún país. Funciona por libre. Es anonymous.
Es criptográfica porque su fundamento básico para que no pueda ser falsificada está buscado en las técnicas hackers. Su respaldo es únicamente una serie de algoritmos y códigos que se generan constantemente y de forma acumulativa de tal forma que su complejidad aumenta casi cada minuto. Esto la hace francamente segura hecho que ha permitido su gran aceptación desde sus inicios.
Y por último es una moneda real ya que tiene su cotización con respecto al resto de las monedas oficiales y existe un gran número de páginas que facilitan las transacciones de todo tipo.
¿Pero qué tiene de interesante esta moneda para un embargado?: Pues que no es embargable y que se mueve con total anonimato. Uno puede tener tranquilamente unos buenos ingresos o unos buenos ahorros seguro de que están a buen recaudo del sistema oficial. El dinero es virtual. En realidad es un archivo que queda almacenado en un ordenador al que sólo puede acceder su propietario.
En mi análisis personal he dado con una serie de importantes páginas muy útiles para operar con esta moneda sin problemas:
 
Lo primero que vamos a necesitar es un monedero (wallet) en el que poder guardar nuestras monedas Bitcoins. El monedero oficial se puede descargar de la página oficial de Bitcoin. Es el más seguro porque el control se lleva desde nuestro ordenador pero es muy lento de configurar ya que a mí me ha tardado más de un día en sincronizarse (una verdadera lata). La segunda opción es usar un monedero en línea que son instantáneos. Los hay muchos pero quizás el más popular sea CoinBase. El monedero que tengamos lo podremos usar sin problemas tanto desde un ordenador como desde cualquier dispositivo móvil o tablet. Mientras que desde el monedero oficial no tendremos comisiones desde los monederos en línea sí las hay por cada transferencia. Nuestro monedero va a tener un identificador único que sería como el número de cuenta. Su formato es como éste: 1GuTbCuATzAdCSb7d86Uf6sPcgf9Pu2fpk. Por cierto …. se aceptan donativos ;-).
bitcoin price chartbitcoin price chart
El segundo paso más importante es tener en cuenta es la cotización de la moneda. Hay que poderla transferir del monedero que tengamos a nuestra cuenta corriente del banco y viceversa sin problemas. También en este caso hay varias opciones aunque la más popular sea MTGox. En realidad con que tengamos una única cuenta en MTGox sería suficiente porque nos sirve también de monedero. El problema es que la verificación de cuentas actualmente va muy lento debido a la gran cantidad de solicitudes que tienen. Al no dar abasto llegan a tardar casi 10 dias en verificar toda la documentación enviada. Lo interesante es que podremos usar una tarjeta del tipo prepago OKPAY vinculada con la cuenta MTGox y podremos sacar tranquilamente el dinero desde casi cualquier cajero automático del mundo.
Regístrese en OKPAY y comience a aceptar pagos instantáneamente.
 
Otras aplicaciones interesantes complementarias a tener en cuenta son: una plataforma de cobros y pagos para poder comprar y vender productos en BTCrow y mandar y recibir dinero desde Paypal con Coin2Pal.
Hay que advertir que toda la operativa que se haga con esta moneda es totalmente anónima y se suele usar con pseudónimos o nicks. A pesar de esto, cada transacción queda registrada de forma pública bajo el identificador único Bitcoin.